........NADA REAL PUEDE SER AMENAZADO, NADA IRREAL EXISTE Y EN ESTO LLEGA EL AMOR....

12/8/10

EL AMOR INCONDICIONAL 70*7

Los últimos días me están pasando detalles que me van acercando al amor incondicional. Recupero el centro y me doy cuenta como es de difícil volver a ser un niño. darlo todo sin esperar nada a cambio... Todo parece tener un valor pero aun nos quedan esos momentos y esas miradas de sorpresa que no conectan con lo mas hermoso , el amor...
Mientas hablamos de amor ya nos hemos vuelto un poco mas egoístas... así es y esa es la forma que se camufla la mente...
Gracias a mi hermano y su blog he podido copiar un pequeño fragmento de un gran libro...
http://susodeteis.blogspot.com/

Espero te guste... Mucho amor

El Amor (según Krishnamurti)

Cuando usted pierde al ser amado derrama lágrimas, pero eses lágrimas, ¿son por el que ha muerto o por usted mismo? ¿Llora por él o llora por usted? ¿Ha llorado alguna vez por otro?
¿Ha llorado por su hijo muerto en el campo de batalla? Usted ha llorado, ¿pero brotan esas lágrimas de compasión porque han matado a un ser humano o por usted mismo? Si llora por lástima de si mismo, sus lágrimas no tienen ningún significado, ya que sólo está interesado en usted. Si llora porque se ha visto despojado de alguien en quien había puesto gran afecto, eso no era realmente afecto.
Cuando llore por su hermano que ha muerto, llore por él. Es muy fácil llorar por usted, pues él se ha ido. Aparentemente usted está llorando porque su corazón está conmovido; pero no está conmovido por él, sólo lo está por propia compasión, y esta autocompasión lo endurece a usted, lo encierra dentro de usted mismo, y lo vuelve insensible y estúpido.

Cuando usted llora por sí mismo, ¿es eso amor? Llorar porque está solo, porque lo han abandonado, porque no es poderoso, quejarse de su suerte, de todo lo que lo rodea; siempre derramando lágrimas por usted, ¿eso es amor? Si usted comprende esto, lo que significa entrar en contacto con ello tan directamente como cuando toca un árbol, una columna o una mano, entonces verá que el dolor es resultado del tiempo. Hace tres años yo tenía a mi hermano, pero murió; ahora estoy solo, sufro, no tengo a quien recurrir en busca de consuelo o compañía, y eso hace saltar las lágrimas de mis ojos.

Puede ver cómo ocurre todo esto dentro de usted si lo observa. Puede verlo plenamente, completamente de una ojeada, no necesita tiempo para analizarlo. Puede ver en un instante que toda la estructura y naturaleza de eso tan pequeño y mezquino llamado "yo": mis lágrimas, mi familia, mi nación, mi creencia, mi religión..., toda esa corrupción está dentro de usted. Cuando usted la ve con el corazón, no con la mente, cuando lo ve desde lo más hondo del corazón, entonces tiene la clave que pondrá fin al dolor.

El dolor y el amor no pueden ir juntos, aunque en el mundo cristiano hayan idealizado el sufrimiento poniéndolo en una cruz y adorándolo. Así dan a entender que usted nunca podrá escapar del sufrimiento si no es por esa puerta. Y esa es toda la estructura de una sociedad religiosa basada en la explotación.

Así cuando usted pregunta qué es el amor, puede ser que usted esté tan atemorizado que no vea la respuesta. Podría significar un completo cataclismo; podría destruir la familia; podría usted descubrir que no ama a su esposa o esposo, a sus hijos -¿los ama?-; podría verse obligado a destruir la casa que ha edificado; podría no volver a ir nunca más al templo.

Pero si aún quiere descubrir el amor, verá que el temor no es amor, que la dependencia no es amor, no los celos son amor, ni tampoco el deseo de posesión y dominio; que la responsabilidad y el deber no son amor; que la compasión de uno mismo y el sufrimiento por no ser amado no son amor; que el amor no es lo opuesto del odio, así como la vanidad no es lo opuesto de la humildad. De modo que si usted puede eliminar todo esto, no por la fuerza, sino limpiándolo tal como la lluvia limpia una hoja del polvo de muchos días, entonces quizá encontrará esa extraña flor de la cual el hombre ha estado siempre hambriento.



1 comentario:

O Suso dijo...

Gracias a ti, porque gracias a ti descubrí este libro, porque gracias a ti descubro cosas nuevas de mi mismo y de las personas que me rodean.

Gracias por enseñarme con una risa, por discutir-me, desmontar-me y aceptar-me.

Muchas gracias por esas sonrisas y todo lo demás.